PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Quiero un país igualitario

 

Por Ariagona González Pérez, candidata del PSOE al Congreso de los Diputados

 

Como millones de mujeres en todos los rincones de España, quiero un país igualitario y mi compromiso es poder contribuir a conseguirlo desde el Congreso de los Diputados. Porque la autonomía y la independencia económica son indispensables para la libertad de las mujeres, como mis compañeras y compañeros, seguiré trabajando por sacar adelante el contenido de la Proposición de Ley socialista para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. No son palabras bien intencionadas, ya que para ello es necesario garantizar las condiciones de acceso, permanencia y promoción de las mujeres en el mercado de trabajo e incidir en la brecha salarial.

 

Igualdad también es erradicar la violencia machista. Por ello, profundizaremos en el cumplimiento del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, teniendo en cuenta además las distintas realidades de las mujeres. Así, prestaremos especial atención y diseñaremos medidas específicas para las mujeres del ámbito rural, donde la violencia machista está con más frecuencia silenciada o invisibilizada. Y, también, por su mayor vulnerabilidad, para aquellas mujeres que sufren alguna discapacidad, para las mujeres mayores, las de minorías étnicas y las inmigrantes. De igual forma, impulsaremos la aprobación de una ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación por orientación sexual e identidad de género.

 

Por si alguien lo duda, profundizar en la igualdad por supuesto que pasa por reformar el Código Penal. El PSOE se compromete a modificar la tipificación de los delitos sexuales para darle a la ausencia del consentimiento su adecuado tratamiento. De un lado, para garantizar que la falta de consentimiento explícito de la víctima sea clave en los delitos sexuales: si una mujer no dice que sí, todo lo demás es no. Y, de otro lado, suprimiremos el delito de abuso sexual, que no transmite adecuadamente el carácter coactivo inherente a todo comportamiento sexual que se impone a otra persona.

 

Si los españoles nos otorgan su confianza, aprobaremos una ley integral contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, que contemplará el establecimiento de mecanismos adecuados para su prevención y persecución, evitará la publicidad de servicios de contenido sexual, y reforzará los servicios y programas de protección social y de recuperación integral de las personas que han sido explotadas, con atención específica a menores. Y, por último, impulsaremos la reforma de la Ley de Identidad de Género, eliminando los requisitos ligados a diagnósticos médicos y facilitando el cambio de la mención registral al sexo y el nombre de los menores de 16 años.

 

En Lanzarote, La Graciosa y cualquier otro rincón de España los retos de las mujeres son los mismos: la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. #Ahora España

Comentarios (0)  



Escribir un comentario