PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Jornada de vinos y gastronomía en el Bocadito

Algunas veces lo mas inesperado se convierte en lo más divertido

 

  • Fernando Núñez
  • Fernando Núñez
  •  

    Algunas veces lo mas inesperado se convierte en lo más divertido. A más de uno le habrá ocurrido alguna vez que queda con unos amigos a tomar un para de cañas, y que si otra ronda y otra más, hasta que acaba en comida, cena y un par de Gin Tonic…

     

    Pues lo que comenzó como una cata de los nuevos Vermut de Primo Lanzarote -blanco y rojo-, derivó en un almuerzo en toda regla coronado con un magnífico chuletón de más de 2 kilos de Angus escocés con 45 días de maduración y una cata de siete vinos nacionales e internacionales.

     

     

    Comenzamos con dos vinos de la isla, un Malvasía Volcánica El Grifo Colección y un Vijariego de Vulcano. El primero con aromas florales evolucionando hacia aromas frutales de hueso como el albaricoque o melocotón, fresco y con volumen. El Vijariego blanco, se expresa con claras notas a melón sobremaduro, clavo y canela acompañado de barrica de roble francés.

     

    Cerramos los blancos con un vino muy especial de la Familia Torres, “Sons de Prades 2014 viñas de Milmanda”. 100% Chardonay, Medalla de Oro en Chardonnay du Monde 2016, crianza en barricas nuevas de roble francés durante 6 meses y otros 6 meses en botella, elegante y sensual, su pequeña producción se destina principalmente a la restauración y tienda especializada.

     

     

    Seguimos con dos tintos muy diferentes. Finca Villacreces 2014, situado en la milla de oro de Ribera del Duero, se elaboró con una selección de las mejores cepas de la Finca Villacreces, con rendimientos muy bajos. Tiene una crianza de 14 meses en roble francés y destaca por su complejidad y elegancia. Del Piamonte Italiano vino el penúltimo vino de la jornada Barolo Castellero 1985, una pieza de colección, uno de los mejores vinos italianos y reconocido mundialmente. Llevaba la friolera de 34 años en botella y como esperábamos el vino había evolucionado, pero no se había puesto malo, simplemente con el paso de los años había evolucionado, se había convertido en un Brandy, fue una gran experiencia.

     

     

    Cerramos finalmente con un vino muy apreciado en Francia, un Sauternes, Chateau des Arrieux 2015, un vino de la región de Burdeos. Elaborado con uvas Sémillón y Sauvignon, combina potencia, finura e intensidad aromática, un vino blanco dulce noble que armoniza perfectamente con Foie y postres.

     

    Una gran jornada de vinos y gastronomía con la que no contábamos pero que se desarrolló tal como fue, algunas veces -por fortuna-suceden estas cosas.