PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Gobierno que nos viene

 

 

¿Le interesa a España un gobierno del Psoe con Podemos y con el apoyo de partidos minoritarios, y la abstención de los partidos independentistas catalanes y vascos? Esa parece la fotografía a la que se enfrenta el país. Es cierto que habrá que esperar los resultados y ver si, realmente, Pedro Sánchez es capaz, con estos partidos tan variopintos, de formar un gobierno lo suficientemente fuerte como para afrontar los grandes temas de España.

 

Muchos dudan de que Sánchez sea capaz de hacerlo con eficacia y eficiencia, máxime si tenemos en cuenta que podríamos tener que enfrentarnos a una más que posible crisis económica (ya existe una cierta recesión), así como al tema del Brexit que supone una incertidumbre más, y, sobre todo, se plantean si este gobierno será capaz de solucionar la crisis territorial que sufre España con el problema catalán que podría extenderse a otras comunidades autónomas.

 

El temor de muchos analistas es que a este gobierno de Sánchez, Iglesias y demás, le pase aquello de la ‘manta corta’, es decir que se apure por tapar los pies y deje el pecho al descubierto. Se teme, de hecho, que muchos de los problemas traten de resolverse con una medicina equivocada o poco eficaz.

 

Cada vez es mayor el número de voces que considera que Sánchez pudo precipitarse cuando, apenas 24 horas después de conocer los resultados electorales, optó por un pacto con Podemos, sin siquiera estudiar otras opciones. Y no eran pocas: podría haber pactado con Ciudadanos y negociar con otras fuerzas políticas. O incluso un gobierno de gran coalición con el PP que daría una mayor seguridad y estabilidad para tratar los grandes retos a los que se enfrenta España.

 

En cualquier caso, no cabe duda de que este gobierno de Psoe, PP y Cs supondría una mayor representación para la ciudadanía española que el formado por un montón de pequeños partidos.

 

 

En el caso de Canarias, es probable que se vea obligada a apoyar el gobierno que se forme con Podemos, esperemos que, al menos, se respeten los fueros canarios y la Agenda Canaria, que no es otra cosa que cumplir con los compromisos adquiridos ya en la época del gobierno de Mariano Rajoy, es decir el Estatuto y el REF.