PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Trump sigue echando leña al fuego

 Fernando Núñez

 

 

 

La guerra comercial entre EEUU y la Unión Europea por las ayudas concedidas a la empresa Airbus, han desatado una nueva tormenta perfecta del presidente Trump, principalmente contra los productos que procedan de Reino Unido, Alemania, Francia y España. La Organización Mundial del Comercio ha determinado que Washington puede imponer a la UE sanciones comerciales por valor de 7.500 millones de dólares anuales (más de 6.000 millones de euros), pero la Oficina de Comercio Exterior de EEUU ha explicado que, de momento se impondrán aranceles de un 25% a los productos agrícolas de estos cuatro países principalmente.

  

Esto hará que gran parte de los productos más relevantes de del sector primario de nuestro país sufra probablemente el revés comercial más importante de su historia. En el caso de España, los aranceles pueden afectar a exportaciones por un valor de 1.728 millones de euros, según datos de la Federación de Industrias y Bebidas (FIAB) y el Banco de España ha estimado que con su aplicación, las exportaciones agrícolas a EEUU caerán un 12%, segundo mercado más importante para el sector después de la Unión Europea. 

  

Donald Trump no ha dejado de convivir con la polémica. Una polémica que él mismo genera, no solo con sus palabras sino también, y sobre todo, con sus actos. Una buena parte de su electorado todavía no sabe porque le ha votado y otros muchos todavía no pueden creer que todavía siga ahí, haciendo y deshaciendo por todo el mundo a su antojo, eso sí con críticas, pero sin ninguna repercusión real de ningún tipo, campando a sus anchas.

 

El listado completo de productos españoles que se ven gravados con el 25% incluye varios códigos arancelarios relativos al aceite de oliva, virgen y de otras variedades, así como aceitunas de mesa, rellenas y sin hueso. También incluye la carne de cerdo -que no sea jamón, paletas y sus cortes-, deshuesada y cocida y envasada en recipientes herméticos.

  

Uno de los apartados más amplios es el referido a los lácteos y sus derivados, como quesos en numerosas variedades, la mantequilla y el yogur. También figuran productos del mar como mejillones, almejas, navajas y otros tipos de moluscos, preparados y en conserva.

 

Además, hay trabas a la entrada de frutas y hortalizas como cerezas, melocotones, naranjas, limones mandarinas, en fin un poco de casi todo.

 

 

Una de las regiones más afectada será Andalucía, productora de aceite y aceitunas, el jamón y todo tipo de quesos. Sólo en aceite de oliva y vino España exporta a EEUU productos por más de 700 millones de euros. Es una gran injusticia que las consecuencias de la guerra comercial las pague el campo español. Los agricultores y ganaderos españoles vuelven a ser las principales víctimas de colaterales de un conflicto comercial del que no tienen ni arte ni parte.

Comentarios (0)  



Escribir un comentario