PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Jerez de la Frontera, arte, vino, caballos y flamenco

La localidad, ubicada en plena sierra gaditana, ofrece una amplia oferta cultural, lúdica, y gastronómica

 

  • Lancelot Digital
  •  

     

    Este mes desde viajes Timanfaya (www.viajestimanfaya.com)  les proponemos una visita a una localidad emblemática ubicada en plena sierra gaditana y a pocos minutos de las bellas playas atlánticas: Jerez de la Frontera.

     

    Su excelente situación geográfica, situada en una fértil zona de campiña formada por la vega del Guadalquivir, junto al río Guadalete, hace posible disfrutar de unas agradables temperaturas, con más de 3.200 horas de sol al año. La bonanza de las temperaturas, 11º C de media en invierno y 25º C en verano, suavizadas tanto por su cercanía al mar como por su latitud, permiten disfrutar de suaves inviernos y agradables veranos.

     

    La herencia de las más diversas culturas que a lo largo de los siglos se asentaron en Jerez, han dejado su impronta en arraigadas tradiciones y vestigios, que perduran y conforman parte esencial del pulso de la propia ciudad.

     

    En efecto, se trata de una ciudad con una larga historia, con antecedentes de la época de los fenicios, romanos y musulmanes. De estos últimos quedan las murallas del antiguo alcázar, y en su interior, restos de la mezquita y los baños árabes.

     

    Fue en la época de los Reyes Católicos cuando inició su gran auge gracias al comercio de sus vinos impulsado por los ingleses.

     

    Por el centro de Jerez se descubren rincones patrimoniales, como la preciosa plaza de la Asunción, donde se encuentra la iglesia mudéjar de San Dionisio. También vale la pena destacar la iglesia de San Miguel, en el más popular de los rincones de la ciudad, el barrio gitano de San Miguel.

     

    Y, por supuesto, la catedral de Jerez, conocida como San Salvador, una muy monumental iglesia barroca cuya torre campanario está adyacente al edificio principal sobre un antiguo minarete árabe.

     

    Entre los monumentos religiosos destacan iglesias y monasterios (algunos todavía de clausura135​). No obstante, la que una vez fuera denominada "Ciudad de los conventos" está perdiendo congregaciones de manera continua136​ dejando a la luz, en ocasiones, yacimientos arqueológicos de gran antigüedad137​

     

    Por destacar algunos más, el Monasterio de la Cartuja, el Palacio de Bertemati, el antiguo convento de las Siervas de María, la Iglesia de San Mateo, la Cartuja de Santa María de la Defensión, la Iglesia de Santiago o la de San Juan de los Caballeros, entre otros muchos conventos, ermitas e iglesias.

     

    La ciudad cuenta, además con un rico patrimonio palaciego. Es recomendable visitar el Palacio Duque de Abrantes, sede de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre; el Palacio de Camporreal, en la plaza Benavente; el Palacio de Bertemati, edificado en 1758, destaca su balcón de extraordinario herraje y planta movida; el Palacio de Riquelme, la fachada del inconcluso palacio de la Plaza del Mercado es un buen ejemplo del S. XVI jerezano; o el Palacio Domecq, modelo de la típica casa señorial jerezana, de estilo barroco, fue construido en 1778. Cuenta con un patio porticado, de mármol rojo italiano, con arcos decorados.

     

    Pero, sin duda, las cuatro señas de identidad de Jerez de la Frontera son el vino, el caballo, el flamenco y el motociclismo. La ciudad ha sido y es internacionalmente conocida desde hace siglos como la capital del vino por su famoso Jerez, ya que está ubicada en una zona fértil para la agricultura y la ganadería.

     

    Otra de sus señas de identidad es el caballo, que tiene como principal atractivo la crianza del caballo cartujano, o también denominado caballo jerezano, una línea de cría de caballo andaluz que data del siglo XV.

     

    A la ciudad se le reconoce como la cuna del flamenco dando grandes artistas como José Mercé o Lola Flores entre otros muchos.

     

    El Gran Premio de España de Motociclismo, celebrado en Jerez de la Frontera, es uno de los más vistos y visitados del mundo, congregando a cientos de miles de moteros en la ciudad jerezana.

     

    Gastronomía

     

    No pueden faltar en esta sección las recomendaciones gastronómicas. Más que por los platos, Jerez se caracteriza por la cultura de tapas. Platos típicos de la gastronomía de Jerez de La Frontera son los chicharrones​, el puchero, la cola de toro, el ajo caliente, riñones al jerez, gazpacho andaluz, berza jerezana, tagarninas​ y alcauciles al jerez.  Además, es el lugar de excelencia de los finos, amontillados, olorosos y mostos (este último solo en temporada). En cuanto a postres, es la cuna del tocino de cielo, que se produce desde el siglo XIV.

     

    Baños en un hammam

     

    Es muy recomendable disfrutar de los baños de un hammam árabe, es decir una casa de baños tradicional. La experiencia, que viene a durar hora y media, incluye los baños que debes alternar con agua templada, caliente y fría, así como un masaje. Al finalizar hay que subir a la terraza del hammam a tomar un refresco, o un fino, y así disfrutar de las vistas de la catedral de Jerez.

     

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario