PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Va a ser que teníamos razón

 

Fernando Clavijo Batlle. Senador de la Comunidad Autónoma de Canarias

 

Pues va a ser que teníamos razón. Y créanme si les digo que hubiera preferido estar equivocado. Pero no. Los hechos comienzan a darnos la razón porque, por mucho que se empeñen, la realidad paralela fabricada con titulares y grandes declaraciones tiene las patitas muy muy cortas; tan cortas como lo que dura un ejercicio presupuestario.

 

A lo largo de esta pasada semana hemos visto cómo ha quedado en evidencia que el Gobierno del PSOE en Madrid ha jugado a estrangular a las Comunidades Autónomas. Primero, para forzar la aprobación del presupuesto y, después, para utilizar las partidas retenidas como elemento de cambio para sacar adelante una investidura.

  

El informe de la Abogacía del Estado lo deja claro aún incluso cuando la pregunta que se formula a modo de consulta buscaba un "no" rotundo como respuesta. El dinero se puede transferir ahora con este Ejecutivo en funciones vía decreto ley y también se pudo haber transferido antes tal y como reclamamos todas las Comunidades Autónomas a pesar de no tener un nuevo presupuesto. Valía con el prorrogado de 2018. Es decir, legalmente había, y hay ahora, mecanismos para ingresar, otra cosa es que políticamente no interesara. Y al parecer, no interesaba.

 

Las entregas a cuenta suponen en Canarias unos 220 millones de euros; con el "te lo ingreso-no te lo ingreso" estuvieron jugando mientras se debatía el presupuesto para 2019, buscando los apoyos que, por suerte para Canarias pues eran unas cuentas terroríficas, no llegaron. Y como no hubo presupuesto; "pues no te lo ingreso".

 

Hagamos cuentas. A esos 220 millones de euros de transferencias a cuentas hay que sumar 327 millones que no ha llegado a Canarias de los distintos convenios (obras hidráulicas, infraestructuras turísticas...) que estaban contempladas en el PGE de 2018 que, al prorrogarse, deberían repetirse este año. Pero no, no llegan. Ni con informes de los servicios jurídicos de la Comunidad Autónoma, ni con la lógica ni con la razón es posible convencer a quien ha decidido que es más importante jugar a la estrategia política que resolver los problemas de los ciudadanos. Y esa estrategia política de marcado carácter electoral pasaba por negarle a Canarias el pan y la sal.

 

Y mientras desde el Gobierno de Canarias, con el apoyo de patronal y sindicatos, elevamos la voz y reclamamos ese dinero, desde Madrid se nos acusó de pleitistas, bronquistas y, atención, se nos pedía solidaridad con otras comunidades autónomas.

 

Y aún queda una tercera pata en este banco que no se sostiene. El convenio de carreteras y la sentencia no cumplida. Otro ejemplo más de una estrategia de estrangulamiento económico a Canarias; negándole su financiación y convenios, por un interés partidista que vuelve a dejar nuevamente a los ciudadanos sin respuesta. Ciudadanos que demandan mejores servicios y más atención. Funcionarios públicos que están viendo cómo se desvanecen avances conquistados después de haber soportado sobre sus espaldas recortes en derechos. Unos y otros son meras piezas de un tablero en el que se están jugando investiduras y mayorías. Y nuestra protesta, nuestra razón, nuestra denuncia fue ignorada y despreciada una y otra vez.

 

Y esta semana, cuando vemos que la realidad que denunciamos queda nuevamente a la vista; cuando se demuestra que las transferencias a cuenta no se han hecho porque no se ha querido, que el dinero de los convenios y programas sigue sin venir (o que se anuncia que vendrá en breve, otra vez, un Plan de Empleo que ya en abril anunciaban con inminente) me surge una pregunta ¿dónde está el Gobierno de Canarias? ¿Cómo se acepta, sin más, que "antes de final de año" llegará un dinero que es de los canarios y les parece bien? ¿Antes de final de año? ¿Otra vez? ¿En serio?

 

Entiendo el papel de Ángel Víctor Torres, no lo apruebo, pero lo entiendo. Hay que ser muy valiente para ir en contra de tu propio partido. Pero y el resto de voces de ese Gobierno. Y aquellos que se decían nacionalistas; que no defendían otra autoridad que la de Canarias ¿dónde están? ¿Qué dijo Román Rodríguez en esa reunión? ¿Se quedó callado? ¿Qué va a decir ahora Podemos? ¿Callará defendiendo las tesis de un partido, el socialista, que no es el suyo? ¿Dará respaldo a los recortes en Canarias mientras en Madrid nuestro dinero está secuestrado? ¿Serán capaces unos y otros de anunciar recortes en Canarias antes que levantar la voz reclamando los derechos de los ciudadanos y ciudadanas de las 8 islas?

 

El dinero de Canarias está. No porque lo diga Coalición Canaria. Está porque así está recogido en una sentencia del Supremo, unos Presupuestos Generales del Estado aprobados por las Cortes y hasta en un informe de la abogacía del Estado.

 

Al final, teníamos razón.

 

 

 

Comentarios (0)  



Escribir un comentario